¡Te estás lavando mal el pelo! Protege tus puntas secas así

Los beneficios de esta técnica que está haciéndose viral. Todo lo que debes hacer para proteger tus puntas secas y débiles sí o sí.

Naturalmente, todos sabemos cómo lavar nuestra melena…¿o no? Puede que no estés protegiendo tus puntas, la parte más débil de nuestro cabello, te explico por qué.

pelo tratamiento prechampu
Nuevo tratamiento estrella. Ella-hoy.es

Ha llegado a nuestras vidas un nuevo término cosmético, y parece que trae buenas noticias: ¡no más puntas partidas y rotas! Si tienes el pelo decolorado o largo, sabes de lo que hablo.

La mayoría de nosotras nos lavamos el pelo directamente en nuestro día perfectamente organizado para esa quedada esperada. Sin embargo, si solo te lavas el pelo..¡lo estás haciendo mal!

El pre-champú es lo que necesitas. Esta técnica parecida al hair-oiling no es otra cosa que embadurnar nuestras puntas de un aceite adecuado para crear una película protectora que ayudará a que ni el agua caliente ni el champú dañen esas puntas que ya son débiles de por sí.

La mejor técnica de pre-champú

Lo primero de todo, debemos elegir un buen aceite o producto para hacer el método del pre-champú. ¡No vale cualquiera!

aceite oliva pelo
El aceite de oliva es el mejor aliado para tu pelo. Ella-hoy.es

Dentro de la gama de posibilidades nos podemos encontrar con el típico que todo el mundo tiene en casa: el aceite de oliva. Sí, aunque de pena decir que lo vas a gastar porque está carillo, tranquila, que no lo vas a desperdiciar.

Si embadurnas de medios a puntas tu cabello con aceite de oliva de 10 minutos a 2 horas antes de lavarte el pelo, te encontrarás con un pelo mucho más brillante y suave al salir de la ducha. Y, además, habrás protegido tus puntas de partirse durante el lavado.

Pero si no te convence eso de echarte el aceite que usas para cocinar en tu pelo, tenemos otra opción: el aceite de coco. Este tipo de aceite tiene una cualidad que forma una capa protectora en la cutícula capilar elaborando así una barrera en contra de los daños del agua y del champú y evitando el posible frizz posterior.

Por otra parte, si lo tuyo no son los aceites, también podemos hacer el pre-champú con algún tipo de mascarilla hidratante. Eso sí, no esperes unos resultados tan lustrosos como con el aceite. Lo que sí que tenemos en cuenta, es que esta fórmula de prelavado viene mejor a pelos finos y de menos cantidad.

Si aceptas el reto y te unes al método pre-champú, no olvides lavarte al menos dos veces con champú y recuerda de sellarlo todo con un buen acondicionador hidratante. ¡Vas a flipar con los resultados!

Impostazioni privacy