Oclusión dental defectuosa: Tipos y tratamiento

corrector dental
Oclusión dental defectuosa: Tipos y tratamiento. Estamos ante un problema dental cuya causa suele ser hereditaria, es decir, se transmite de padres a hijos, y que consiste básicamente en que las piezas dentales no están correctamente alineadas, por lo tanto, obstruye de alguna manera el cierre natural de la boca y la protección de la lengua. Pero hay otras causas y factores que influyen en la oclusión dental y en los tratamientos a seguir para su corrección y para contar con una buena salud dental.
 
La oclusión dental defectuosa, cuyas señales más comunes son los dientes mal alineados, las dificultades para masticar o el respirar por la boca sin llegar a cerrarla del todo, puede ser de varios tipos:

  • Por diferencia de tamaño entre la mandíbula superior y la inferior. La más común es cuando las piezas dentales superiores se superponen de manera ligera a las inferiores.
  • Por diferencia de tamaño entre la mandíbula y la pieza dental que provoca que los dientes se apiñen o se monten unos encima de otros.

La oclusión dental, lógicamente, deberá ser diagnosticada por el dentista. De la misma manera que cuidamos nuestro cuerpo y nuestra piel, debemos prestar especial atención a nuestra salud dental, cuidados que van más allá de tener unos dientes blancos y de prevenir la aparición de caries. Hay otros muchos problemas que pueden afectar a nuestra salud dental y hacer que nuestra sonrisa sea menos bonita, y entre ellos, la oclusión dental defectuosa.
 
Entre las causas de la oclusión dental defectuosa, además del factor hereditario que hemos mencionada anteriormente, también debemos mencionar:

  • Defectos congénitos como el paladar hendido.
  • Algunos hábitos de los primeros años de vida como el chuparse el dedo de manera reiterada, usar chupete durante más de tres años o tomar biberón durante demasiado tiempo.
  • Piezas dentales rotas o malformadas.
  • Prótesis o el corrector dental mal ajustado.
  • Fractura de mandíbula.
  • Tumor de boca o de mandíbula.

La oclusión dental defectuosa (la mordida) influye directamente en la limpieza e higiene de nuestra boca, ya que será más difícil limpiarlos correctamente, aumentando el riesgo de una caries dental o de otros problemas como gingivitis, enfermedades de las encías y periodontitis. El tratamiento de la oclusión dental defectuosa consiste básicamente en corregir, con un corrector dental o bracket, la alineación de los dientes y, en algunos casos, extrayendo alguna pieza para ajustar mejor la dentadura. Si se trata a tiempo, la corrección será sencilla y rápida. Solo en los casos más graves se requerirá cirugía en la mandíbula y los huesos faciales

Impostazioni privacy