Todo lo que debes saber acerca de la preeclampsia en el embarazo

Se trata de una complicación que muchas mujeres sufren en el embarazo y puede llegar a ser muy grave y peligrosa.

Cuando una mujer se queda embarazada debe tener una serie de cuidados, como ir al médico cada cierto tiempo. Además, ha de seguir determinadas pautas para que su gestación fluya de la mejor manera posible.

preeclampsia embarazo mamá salud consejos bebé
Preeclampsia (Ella-hoy.es)

No obstante, en algunos casos, aunque se esté siguiendo a rajatabla las indicaciones de los médicos, pueden aparecer ciertas complicaciones como la preeclampsia. ¿No sabes qué es? Sigue leyendo y descubre más sobre esta afección para saber detectarla lo antes posible.

¿Qué es y cuáles son los síntomas de la preeclampsia?

La preeclampsia es un tipo de complicación que se produce durante el embarazo. Se produce en episodios de hipertensión, es decir, cuando los niveles de la tensión arterial de la mamá son más altos de lo común. También se da cuando los niveles de proteína que están en la orina son mayores de lo normal, lo que se conoce como proteinuria. La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) considera que una mujer sufre preeclampsia cuando su presión arterial supera los 140/90 mmHg (milímetros de mercurio), siempre y cuando se tome la tensión dos o más veces durante 6 horas en un mismo día.

mamá embarazo salud preeclampsia análisis tensión bebé
Embarazada tomándose la tensión (Ella-hoy.es)

Esta afección suele darse a partir de la primera mitad del embarazo, más o menos sobre la semana 20, dado que la placenta comienza a sufrir alteraciones. Es una complicación muy peligrosa que debe tratarse rápidamente, porque, de lo contrario, podría afectar a salud de la madre y del bebé. Se diagnostica mediante exámenes de orina y de sangre. Por lo general, no se suelen tener síntomas y aparece de forma repentina. No obstante, en algunas mujeres pueden aparecer ciertas molestias corporales, como dolores de cabeza, cambios en la visión, náuseas, vómitos, menor producción de orina o hinchazón en manos, pies o cara.

Puede ser leve o severa, resolviéndose el primer tipo, por norma general, en el momento de dar luz, y el segundo con tratamientos antihipertensivos o induciendo el parto para evitar mayores complicaciones para el bebé y la mamá. En cualquier caso, para prevenirlo, se recomienda llevar una dieta sana, estar el mayor tiempo posible en reposo y acudir de manera habitual al médico para que realicen las pruebas y los exámenes pertinentes. Se desconocen las causas exactas de esta afección, pero se cree que puede producirse por varios factores: ser madre primeriza, obesidad, embarazo múltiple, edad avanzada de la gestante, sufrir hipertensión o diabetes y tener antecedentes familiares que ya hayan sufrido esta enfermedad.

Impostazioni privacy